Variación sobre un tema de Simónides

Por Luis Alberto de Cuenca (Poema inédito)

 

Igual ración de muerte nos aguarda,

en el festín final, a los seres humanos

sin excepción, a aquellos que han practicado el bien

y a los que han estafado, violado, asesinado.

Ese hecho irrefutable podría conducirnos

a prescindir de códigos morales elevados

y entregarnos al caos, pero eso no resulta

consolador ni estético, y sería un fracaso

reconocer la magia perversa de los dioses

e ir por ahí robando, violando, asesinando.

Por mucho que la muerte nos aguarde, no echemos

leña al fuego, y en este lamentable teatro

que premia al malhechor y perjudica al héroe

no juguemos jamás el papel de villano.

Lo bueno es bello siempre y lo bello es lo único

que merece la pena en este desdichado

mundo en el que vivimos y morimos, en este

pudridero de angustia y desengaño.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>