Valhalla

¿Podríamos decir que somos víctimas del sistema? Me refiero al sistema televisivo, claro. Si miramos datos de producción y ventas, podemos afirmar que el mercado del hidromiel ha disparado sus números. Esto se debe, casi en un noventa por ciento, a la influencia de series y películas. El impacto que está teniendo Juego de Tronos, por ejemplo, es impresionante, no solo mediáticamente o en turismo, sino también en consumibles. Hemos conocido a unos emprendedores sevillanos que se dedican a fabricar hidromiel, una de las bebidas más presentes en la serie, pero también en Harry Potter o en series y películas de temática vikinga.

Julio César la consideraba su bebida preferida. Anteriormente a la cerveza era la bebida común en muchas civilizaciones. Existen varias leyendas e historias en torno a este producto, cuentan que Filípides, griego que corrió una larga distancia hasta Esparta pidiendo ayuda para la ciudad griega de Maratón, resistió bebiendo melikraton (hidromiel). También explica el porqué de la expresión “luna de miel”, ya que los recién casados libaban esta bebida para concebir un primer hijo varón.

El hidromiel es la primera bebida alcohólica de la humanidad, los primeros datos de este licor nos dicen que hace más de 7.000 años los chinos ya fabricaban y consumían una bebida basada en la miel, aunque existen teorías que defienden que los inicios del aguamiel podría estar en el levante español. El hidromiel es una bebida alcohólica con una graduación de once grados que se fabrica con agua, miel y levaduras. El proceso es similar a la fermentación de un vino. El agua y la miel crean un mosto que posteriormente fermenta gracias a las levaduras. Al igual que pasa con el vino, una vez fermentado hay que envejecerlo, esto ya depende de los gustos de cada uno, aunque desde Valhalla nos aseguran que tras probar un hidromiel envejecido en barrica no tienen dudas de cuál elegirían.

Valhalla es la empresa que se dedicó profesionalmente por primera vez a este producto en el territorio español. Existían numerosos artesanos que hacían esta bebida de forma doméstica pero ninguno desarrolló su producción con mentalidad empresarial. Hace algo más de dos años y medio Luis y su socio decidieron montar Valhalla para comercializar hidromiel, empezaron con una producción limitada y con unos recursos escasos, pero su constancia y buen hacer están dando sus frutos. Aunque hoy en día existe competencia en España, Valhalla sigue siendo la empresa con mayor distribución y mayor variedad de gama en todo el país. El crecimiento desde sus inicios es constante, las ventas suben y nos comentan que en determinadas ocasiones no dan abasto con los pedidos.

Les preguntamos por el consumo de esta bebida y nos cuentan que el perfil de su cliente es muy variopinto, aunque destacan la gran aceptación entre los frikis, como ellos mismos se consideran, amantes del gaming, apasionados del roll o la fantasía, en definitiva, gente con inquietudes y gustos por la historia, ciencia ficción o la mitología. Hoy en día están comercializando su bebida en dos formatos: botellas de tres cuartos, que son vendidas a tiendas gourmet y restaurantes, y en formato de botellín. Este último con un aspecto similar al de un botellín de cerveza está teniendo muy buen rendimiento entre los más jóvenes y desde hace poco también en festivales de música, un nicho de mercado que empieza a explotar Valhalla. Las variedades que ofrecen son cuatro, que van desde los más dulces a los más secos, todos maridan con un buen tapeo o un pescado, aunque nos aconsejan probarlo acompañado de un buen queso. Para Luis, el mejor maridaje “es una buena compañía”, y de hecho esta puede ser la filosofía de Valhalla, quieren comercializar una bebida social. El propio nombre Valhalla: significa “salón de los caídos”, lugar en el más allá donde los vikingos fallecidos se encontraban y brindaban con sus cuernos llenos de hidromiel.

Actualmente están produciendo unos 30.000 litros al año en un proceso que dura unas seis semanas entre fermentado, embotellado y etiquetado. Sus instalaciones, cada vez más justas, les permiten producir con ciertos límites. Estos emprendedores tienen las cosas claras y saben cuál debe ser el futuro para ellos, pero no quieren dar los siguientes pasos a lo loco. Sus objetivos a corto plazo son los de ir aumentando su producción, empezar a exportar y montar unas nuevas instalaciones. Los dos últimos objetivos son los que más apasionan a estos jóvenes: empiezan a hacer sus primeros pinitos en el comercio exterior y de la mano del ICEX se abren camino en Portugal y más adelante planean llegar al norte de Europa, donde ya existe una gran tradición del hidromiel. Las nuevas instalaciones llegarán, pero cuando estén seguros de lo que necesitan. Nos contaban que tienen cientos de nuevas recetas para elaborar nuevas variedades; José Ramón, el otro socio, es quien desarrolla el procesoproductivo de la bebida y apuesta por seguir fabricando e investigando sabores, si bien son conscientes de que con las estructuras que tienen no pueden hacer todo lo que les gustaría.

Un síntoma de que están haciendo bien las cosas son las numerosas ofertas que han llegado para comprarles su start up. No quieren vender su producto, es como “su hijo”. Están muy orgullosos de él y convencidos, según tendencias e índices de consumo, de que la proyección de la empresa cada vez será mayor.

Estos sevillanos no dejan de soñar y confían en poder convertirse en un futuro no muy lejano en una gran empresa y consolidar su producto como una bebida de referencia en nuestro mercado. Si mantienen el ritmo actual, sin duda lo conseguirán. Así que ya sabéis, si os dan a probar hidromiel, probablemente estéis tomando Valhalla. Ah, y un consejo poco vikingo, no os paséis con los tragos, que como toda bebida alcohólica puede afectaros bastante.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>