TBK Bike

Un alemán allá por el año 1817 inventó un artilugio con dos ruedas que servía como medio de transporte gracias al impulso de las piernas. Eran las primeras bicicletas y estaban fabricadas a base de maderas. Hoy en día la oferta de ciclos es tan extensa que vemos en grandes almacenes y tiendas especializadas modelos de todas las clases y colores, pero nos resulta más raro ver una bicicleta hecha con madera. Tres emprendedores sevillanos han descubierto en este material un nicho de mercado y están abriéndose camino en el sector de los ciclos de paseo. Hemos conocido a los fundadores de TBK Bike, una empresa sevillana que, tras una lluvia de ideas entre tres amigos, decidió lanzarse al mercado con un producto que hasta aquel momento incluso para ellos resultaba de dudosa viabilidad. 

María del Mar, Rafael y David, estos son los valientes emprendedores que una tarde tomando algo se hicieron la pregunta clave: ¿sería capaz un carpintero de hacer una bicicleta de madera? Jugaban en casa, David es carpintero profesional y no dudó en contestar afirmativamente a aquello que planteaban. Y así, hace algo más de un año nace en Dos Hermanas esta pequeña empresa que se dedica a la fabricación de bicicletas de madera mediante un proceso que sigue las últimas tecnologías y tratamientos para sacar al mercado un producto de máxima fiabilidad. Estos jóvenes sobreviven haciendo lo que les gusta, aunque aún sueñan con ver sus bicis por todas las ciudades del mundo.

La filosofía de la empresa radica en la sostenibilidad, el mensaje de la responsabilidad social lo tienen grabado a fuego. No hay nada improvisado, saben perfectamente que fabrican un medio de locomoción que no contamina y con un material cuyo único residuo es el serrín. Además, las maderas provienen de bosques sostenibles, destinados únicamente a proporcionar maderas con esta característica; el principal país proveedor de dicho elemento es Canadá, aunque cada vez hay más bosques de este tipo en otros lugares. Esta filosofía, junto a otros detalles, convierte a TBK Bike en única en el mercado.

Puede parecer que todo es de color de rosa, pero no es así, hay que convencer al cliente de porqué merece la pena usar una bicicleta con un cuadro de madera. Estamos ante un producto innovador, pero cuya introducción en el mercado es difícil; aún existen muchas creencias y prejuicios que derribar. El público puede pensar que una bicicleta de estas características no es resistente, tiene un peso elevado, un mantenimiento costoso o simplemente que la madera no resiste el ataque del agua. En TBK Bike nos han demostrado que no es así, saben que sus bicicletas no están hechas para la competición, pero en el mercado de las bicis de paseo no tienen nada que envidiar a los ciclos que estamos acostumbrados a ver. El proceso de fabricación es lento y detallista, algo que permite que puedan competir de tú a tú con otras marcas ya asentadas. El cuadro de la bicicleta es fabricado en dos partes huecas, que se ensamblan para formar la pieza entera, por lo que el peso del mismo no es muy elevado. Además, llevan un tratamiento de acabado, en el cual se lija la madera en varias ocasiones y se imprima con unos barnices especiales importados de la industria náutica, que la hacen resistible al líquido elemento.

Hoy en día el mercado de las bicis de madera se reparte entre 4 o 5 empresas, de las que destaca una americana, que fue la pionera en este tipo de productos. Existen otros fabricantes importantes en Lituania y en el mercado nacional una empresa vasca. Al existir tan pocas empresas, podría decirse que la demanda es mayor que la oferta, pero por esos tabús de los que hablábamos antes, las ventas no son tan elevadas. Nos cuenta María del Mar que también se han encontrado con carpinteros amantes de las bicicletas que han fabricado alguna de manera doméstica y con procesos más amateurs. Aunque sea dificultoso, no cesan en el empeño y su labor de expansión está dando ya frutos: han cerrado importantes acuerdos comerciales en países como Holanda o Alemania, donde TBK Bike posee córner en tiendas físicas especializadas, y recientemente han cerrado algún acuerdo con agentes en el territorio nacional. Cuentan con Martín Berasategui como imagen de marca y embajador de estas bicicletas, que están expuestas en su restaurante de San Sebastián.

El precio de estas bicis puede ser elevado para España, alrededor de 3.000 euros por producto. Esto hace que se considere un producto de lujo en nuestro país. Por eso, TBK Bike, desde un principio, ha aplicado una estrategia de ventas que se ha desarrollado en países extranjeros, donde la bicicleta es el medio de transporte más usado. En países centroeuropeos o nórdicos cada persona puede llegar a tener tres o cuatro bicicletas. Este hecho determina que todas sus acciones de comunicación, marketing o difusión estén dirigidas a países extranjeros donde su producto tiene más posibilidades de venta.

En España sí es un producto de lujo, pero en el extranjero también quieren que se vea como tal. Y es que estos sevillanos fomentan mucho la idea de producto único, exclusivo. Cada veta de la madera es distinta a las demás y, por tanto, todas sus bicicletas son diferentes unas de otras. Confían mucho en la durabilidad de las mismas, están seguros de que sus ciclos pasarán de padres a hijos y, al igual que un mueble de madera, quedarán como nuevas al ser restauradas. Otro aspecto que los diferencia de sus competidores es el diseño y los detalles que presentan estos productos.

Por último, les preguntamos por la proyección de la empresa y cuáles son los objetivos marcados. Nos cuentan que actualmente tiene una producción de unas 180/200 bicicletas anuales, pero esperan que sea exponencial en los próximos años. Una idea de futuro es una posible alianza con competidores con la intención de que sus productos sean una línea más que oferten otras marcas de bicicletas. Finalmente nos adelantaron que estaban realizando una diversificación leve, sin salirse del sector, con la creación de complementos como manillares, guardabarros o pedales, todos ellos en madera, además de una nueva línea que estaban ofertando: mobiliario para almacenamiento de bicicletas. Muebles en madera y de diseño, donde combinar lo práctico -guardar tu bici- con la decoración de tu hogar.

Reconocen que muchas veces han pensado tirar la toalla, pero su sueño por ver crecer a TBK Bike es más fuerte y les anima a seguir adelante. Estos tres jóvenes emprendedores no bajan los brazos y siguen luchando por lo que decidieron hacer un día tomando café.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>