Sin escapatoria

Fotografía: Helena Maldonado 

Estar entre la espada y la pared es un topicazo. Lo jodido es estar entre uno mismo y la pared, ahí no existe evasión posible. Cuando la pared se convierte en paredón y el pelotón de fusilamiento somos nosotros mismos, la esperanza se naja rauda como un colibrí desplumado. Desde pequeños nos castigaron poniéndonos mirando a la pared; mayores ya, nos castigamos de cara a un muro renunciando a cualquier horizonte, abdicamos del futuro y apostamos por un non plus ultra atado a un par de columnas de desesperanza.  

También hay paredes jubilosas, espejos ciegos del sexo. Dos cuerpos desnudos contra la pared, fundidos y confundidos, irreconocibles. Una mano convertida en sarmiento por el placer, garra que intenta aferrarse a la vida antes de la nada pasajera del orgasmo. Sombras que se aman sobre fondo neutro; hasta creemos oír los gemidos amplificados por la bóveda vertical de gotelé.  

Pieles entrelazadas o uno mismo contra el muro, qué más da. Lo único cierto es que ya no hay escapatoria…  

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>