Puñaladas “cuaremásticas”

No hay nada más cofrade que una “puñalá cofrade”, mucho más que una tertulia con papelones de fescao frito y limpiar plata.

La ojana en Cuaresma nos sale por los oídos como la espuma de un barril de cerveza a punto de acabarse…la ojana en Cuaresma sale, un fuerte abrazo a los hermanos.                Los cofrades tenemos muchas virtudes pero también muchas carencias, pues entre esas carencias estaría eso de dar golpecitos de agradecimiento mientras clavamos puñales que ni el puntillero de la Maestranza en plena temporada taurina.

Nos gusta presumir más que lo que debiéramos, nos gusta subrayar las carencias de los demás sin ser capaces de ver la que a nosotros nos ahoga.

Ojana que va y viene como los diputamos de tramo. Puñalaitas cofrades que van y vienen como incensarios con incienso del malo, de ese que cuando lo hueles te entran ganas de que sea Domingo de Resurrección por la tarde.

Sean felices en Cuaresma, sean felices y dejen esas puñalaitas cofrades en el cajón del olvido…ya si eso las vuelven a coger dentro de 50 días.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>