Muro de la vergüenza

A veces las ciudades hablan a través de las paredes de sus calles, por tanto a través de las paredes de las casas que las conforman. Departen de lo que son, de lo que han vivido o simplemente cuentan episodios. En Nueva York hay calles que hablan de suntuosidad, como las del barrio de Wall Street. Otras cuentan sinopsis de musicales como los edificios de Broadway.

Muro de la verguenza

Cuentan historias de artistas desconocidos como las casas del barrio de Montmartre en París. Hay otras ciudades cuyas paredes explican lo que fueron y la decadencia actual maquilladas de supuesto pintoresquismo, como le pasa a la Avenida de la Libertad de Lisboa o al barrio del Trastevere de Roma. En la imagen vemos la antigua casa de los Mejías, como se le conocía antaño. Esta casa habla por sí sola (aunque algunos le quieran imponer un timbre de voz determinado). Habla susurrando. Con voz baja y grave como la que tenía aquella dueña de la tienda de ultramarinos de la que hoy solo quedan las rejas. Es uno de esos no lugares.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>