El género a debate

Si el año 2015 fue un año de reconsideración de estereotipos, el 2016 es sin duda el año de la ruptura definitiva de las consideraciones clásicas en cuanto a género. La redefinición del género está presente en muchos ámbitos y sectores, es un tema del que hablan los medios de comunicación, las películas de Hollywood, el sector de la cosmética y por supuesto la moda.

Una de las claves para entender esta tendencia es la distinción entre identidad de género, la orientación sexual y estereotipos de género, conceptos muchas veces confundidos y mal interpretados:

· La identidad de género alude a la percepción subjetiva que un individuo tiene sobre sí mismo, independientemente de características físicas, en cuanto a sentirse hombre, mujer, o de un género no binario; éste puede considerarse el “sexo psicológico” o “sexo psíquico” y se trata, por consiguiente, de la expresión individual del género.

· La orientación sexual se refiere a un patrón de atracción sexual, erótica, emocional o amorosa a determinado grupo de personas. La orientación sexual puede manifestarse en forma de comportamientos, pensamientos, fantasías o deseos sexuales, o en una combinación de estos elementos (OPS y OMS, 2000, p. 7).

Por lo tanto, un concepto está relacionado con la identidad, con el ser, la definición de lo que cada uno siente que es; y el otro, está relacionado con la atracción hacia un determinado tipo de personas.

Por otro lado están los estereotipos asociados a lo que se considera femenino y masculino, desde el clásico azul y rosa, hasta los juguetes para niños o para niñas y las calificaciones asociadas al género como ensalzar cualidades internas a los niños (ej: valiente) y externas a las niñas (ej: lindas). El debate sobre los estereotipos aún tiene largo camino por recorrer, pero día a día se consiguen éxitos que nos llevan hacia la igualdad.El género a debate

Parece que el debate sobre la orientación sexual está más superado, hay más respeto y se acepta como natural la diversidad. Cada vez hay más leyes que toman en cuenta los derechos de los homosexuales y en general hay mucha más visibilidad y normalización. Sin embargo, en los temas de identidad de género, el debate está en pleno apogeo. Surgen infinidad de términos para designar las diferentes opciones y sentimientos de identidad.

El debate ahora gira en torno a la flexibilidad, hacia la diversidad, hacia la ruptura de estereotipos y convenciones, y sobre todo hacia la libertad, libertad para ser y expresarse como uno desee y sienta. Ya no existe la necesidad o el condicionamiento para etiquetarse en uno u otro género, el binomio se ha roto, y ahora está reconstruyéndose una nueva paleta de opciones, tan variadas como individuos hay en el planeta Tierra.

Cada vez es más común ver en las fotografías de streetstyle, en el mundo de la moda y en la televisión, modelos y actrices que se identifican con el género fluido, lo que se ha denominado tradicionalmente persona andrógina, como es el caso de Rain Dove o Ruby Rose. O empresas y diseñadores que apuestan por dar visibilidad a esta realidad como la campaña AGENDER del centro comercial londinense Selfridges o la última colección SS17 de Vivienne Westwood. El mundo del cine y las series también están aportando su granito de arena a la normalización de la diversidad, desde series como American Horror Story o Transparent, a las últimas películas de Hollywood como La chica danesa y About Ray.

La generación Z es una de las grandes impulsoras de este debate, posicionándose como una generación abierta, flexible y respetuosa con la diversidad. Algunos trendsetters o líderes de influencia de esta generación Z, como Jaden Smith (hijo del actor Will Smith) en la campaña de moda femenina de Louis Vuitton o Frasse Johansson, el hijo del dueño de la prestigiosa

firma ACNE, como imagen de la campaña de moda femenina, están sentando las bases de una nueva visión de género. También la cantante y showgirl Miley Cyrus, que recientemente publicó unas declaraciones donde afirmaba no sentirse ni chico ni chica, sino como gender fluid (género fluido).El debate del género

Dentro de esta revolución del género, y de la multitud de opciones posibles a tener en cuenta, aparecen movimientos como el de las Bearded Ladies, que pueden ser tanto mujeres que se sienten identificadas con el género femenino, pero que por problemas hormonales (por ejemplo, el síndrome de ovarios poliquísticos) sufren de exceso de vello; como personas nacidas como hombres, que se sienten mujeres, pero quieren mantener su cuerpo tal como es. Ambos casos tienen en común la aceptación de la naturaleza como máxima, es decir, aceptar y amar su cuerpo tal como es, pero sin dejar de identificarse o expresarse como lo que sienten, con identidad de género femenina. La influencia de estas mujeres está calando en la sociedad, educándola para ser más respetuosa con la diversidad y con lo que se sale de los cánones preestablecidos. Uno de los ejemplos más destacados es el de Harnaam Kaur, muy conocida en redes sociales como Instagram.

Esta tendencia traspasa las barreras del mundo de la moda, y se instaura como una nueva realidad inclusiva, donde no hay límites de género, donde no es necesario posicionarse, y donde nada parece ser o blanco o negro, más bien se difumina en una gama de aceptación, respeto y normalidad que parece estar construyendo una sociedad más plural, abierta y enriquecedora.

Esperemos que esta realidad pronto se convierta en algo tan instaurado que no tenga que ser noticia, que la diversidad se acepte sin objeciones y que la moda AGENDER sea una opción más para ayudar a cada individualidad a expresarse como le venga en gana.

Lourdes Rodríguez
Lourdes Rodríguez

22

Coolhunter

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>