Lugares fin de raza

Quizás haya pocas sensaciones más paradójicas que la de ser fin de raza. Esa mezcla que, como la salsa agridulce de los restaurantes chinos, combina el orgullo por ser el último representante de una especie y la tristeza por saberse punto y final de esa misma especie. Sería como dotar al último lince ibérico de conciencia sobre su condición de unicidad llamada a la extinción definitiva.

Pero no nos pongamos tan trascendentales sino más callejeros. Os proponemos un paseo por lugares que son fin de raza; unos están a punto de cerrar, otros tienen los días contados y, los menos, sobreviven a fuerza de romanticismo. Visitarlos os hará experimentar esa sensación de estar al límite del abismo y, en un futuro, os permitirá contar -con orgullo y tristeza- que conocisteis estos espacios en vías de extinción, los lugares fin de raza.

No lo dejéis para mañana porque puede ser tarde…

– Bar La Hacienda. Una cápsula del tiempo en pleno barrio de San Julián.

  • Cine Cervantes. El patio de butacas donde puede ser realidad La Rosa Púrpura del Cairo.

  • Bazar Victoria. El Tyffany´s de las ferreterías y quincallas.

  • Librería Los Terceros. El sueño de Borges, vecino de las pavías de El Rinconcillo.

  • Videoclub Azahar. El abuelo de Netflix en Triana.
Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>