Llegó la piel animal friendly

La creación de productos de piel entraña, en muchos casos, un proceso de producción del que animalistas y veganos no quieren formar parte. Ya no se consume moda para vestir simplemente, sino que se busca ser consecuente con unos ideales. Por eso me pregunto, ¿se puede llegar a conciliar moda y veganismo a día de hoy? La respuesta es sí. Y hay que agradecérselo a aquellos innovadores que han utilizado la ciencia para traspasar los límites de lo posible unidos a esas mentes creativas que lo han materializado en forma de moda.  

La primera alternativa vegetal a la piel viene de la mano de la compañía española Ananas Anam, que ha desarrollado un tejido denominado Piñatex, cuyo origen proviene, como su propio nombre sugiere, de las fibras de las hojas de las piñas. Tras siete años de investigación y desarrollo, la doctora Carmen Hijosa ha creado este textil a partir de los residuos que hay en las fábricas que procesan esta fruta, por lo que no requiere sobreexplotación agraria ni incrementar el uso de recursos como el agua. No sólo es una opción vegana, sino que también está alineada con la tendencia zero waste

Continuando con opciones de origen vegetal, nos toca seguir muy de cerca esta reciente innovación de la Universidad Estatal de Iowa, liderada por el profesor Young-A Lee, quien ha creado piel mediante té fermentado y vinagre. Esta mezcla forma una sustancia en capas que al secarse simula la piel y, a pesar de que ha logrado hacer un chaleco y un par de zapatos, éstos se ablandan con el contacto al agua o al calor, por lo que habrá que esperar para ver esta opción en el mercado.

Por otra parte, es difícil hablar de estos avances sin mencionar la impresión 3D que continúa revolucionando la moda. Concretamente, nos referimos a la bioimpresión 3D. Un equipo del Laboratorio de Bioingeniería Tisular del Iserm-Universidad de Burdeos ha logrado imprimir en 3D un trozo de piel a partir de diferentes tipos de células humanas cultivadas in vitro utilizando “tinta biológica”. Esta tinta está compuesta por células vivas en suspensión en un líquido y se prepara en un cartucho mediante una impulsión láser; esta sustancia contiene los diferentes tipos de células que constituyen la capa más externa de la piel, la epidermis.

Y para seguir alucinando, y relacionado con el ejemplo anterior, Modern Meadow imprime piel a partir de células madre mediante la biofabricación. Una técnica que permite crear materiales naturales utilizando células vivas a través del cultivo de colágeno, una proteína que se encuentra en la piel animal y gracias a la cual crean piel con la misma estructura y propiedades estéticas que la piel animal de manera ecológica y eficiente.

Aquellos que estéis interesados, no debéis perder de vista marcas españolas como MadInLove, Mireia Playà, Bohodot, Lifegist, Ecoology y CUS. En cuanto a diseñadores, tenemos los ejemplos de Adolfo Domínguez que también apuesta por el uso de la eco-piel vegana o Stella Mccartney, cuyos diseños no contienen pieles de animales, ni seda. De hecho, ha anunciado en su perfil de Instagram que a esta lista se unirá la lana de Patagonia por el lamentable proceso de producción que conlleva.

Estas innovaciones que os presento resultan novedosas, pero amigos, esta realidad nos recuerda que la tendencia de consumidores vegetarianos y flexitarianos sigue en crecimiento y se está asentando poco a poco. En una industria donde cada año se crean toneladas de desperdicios, donde está incrementando el número de consumidores de productos cruelty free en contra del maltrato animal junto a más avances tecnológicos, todo indica que el uso de piel animal está destinado a desaparecer.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>