Laura Valverde

Con poco más de treinta años Laura Valverde decidió atravesar el Atlántico junto a sus actuales socios. De Triana a Silicon Valley, donde triunfa con una de las aplicaciones punteras en el comercio electrónico. El fondo de inversión y acelerador de empresas YCombinator apostó por la idea de esta joven sevillana y Beetailer es ya una empresa con gran proyección. Medalla de la ciudad en 2013 y Trianera del Año, vuelve a su tierra cada vez que puede. Estuvimos con ella en el museo de la cerámica de Triana.

¿Cómo surgió la idea de crear una app?

En mis inicios trabajé en Sevilla junto a dos socios más en consultoría y servicios informáticos a pequeñas empresas y autónomos. También trabajábamos creando aplicaciones para Facebook. Fue entonces cuando decidimos desarrollar la app que tenemos actualmente. Nos fijamos en algunas de las aplicaciones de comercio electrónico que existían en aquel momento y lanzamos un pequeño prototipo gratuito que elaboramos en apenas una semana. La respuesta de nuestros clientes fue muy buena y decidimos lanzarnos.

¿Qué tiene más valor la idea o el desarrollo? 

Sin duda, el desarrollo. Cuando nos atrevimos a promocionar a nivel internacional nuestra app comprobamos que en muchas partes del mundo otros informáticos estaban trabajando en ideas similares y diseñaban pequeñas aplicaciones con funciones parecidas, pero nadie fue capaz hasta ese momento de desarrollar la idea. El fracaso suele darse por un mal desarrollo de la idea. Laura Valverde en el Museo de la Cerámica

¿Cómo prevés el futuro de las redes sociales y app´s?

La era en que estamos va a seguir evolucionando y los plazos se van a ir acortando más. Cada día es más rápido acceder a capital inversor, a grandes profesionales capaces de hacer trabajos complejos de la forma más sencilla mientras el coste de los servidores ha disminuido. Todo está evolucionando para tener un producto acabado en menos tiempo. Si sigue así, ya no tendrán que pasar años para ver que el desarrollo de una idea funciona. El consumidor estará contento ya que se le darán soluciones inmediatas y los creadores podrán testear antes si su idea es bien acogida o no.

¿Es posible ser emprendedor en I+D en Andalucía?

En Andalucía hay mucho talento, no diría desaprovechado porque están desarrollando su carrera profesional y poniendo en práctica sus conocimientos, pero sí escondido y desconocido. Son innumerables los jóvenes que salen de la universidad con formación y un talento privilegiado y están trabajando para grandes empresas y macro-organizaciones. El problema de estos profesionales es que muchas de sus ideas se quedan en el tintero, ellos se dedican únicamente a dar soluciones a la empresa que les paga. Miles de ideas se quedan en un cajón sin ser desarrolladas… verdaderamente es una pena. No todo el mundo tiene la valentía de salir fuera y dar a conocer su trabajo. A pesar de esto también existen emprendedores aquí en Andalucía, conozco empresas con hasta 50 trabajadores con sedes aquí y en Estados unidos, también tengo relación con unos chicos que trabajan para Disney en el diseño de videojuegos.

¿Cómo es Silicon Valley? ¿Es oro todo lo que reluce?

La gente piensa que por coger un avión e irte a Silicon Valley tu negocio ya va a florecer. Allí nadie va a hacer el trabajo por ti. Entras en una dinámica distinta, existe mucha competitividad, pero esa competencia es la que te demuestra que tu idea de verdad merece la pena. Probablemente si nadie intentara desarrollar algo parecido a tu proyecto sería señal de que tu producto quizá no sea necesario para el mercado. En los primeros años, cuando estábamos desarrollando la aplicación, no teníamos apenas descanso. Un factor que influye mucho es la relación con los inversores. Como la persona o empresa que apuesta por ti y te financia vea que te duermes, nunca más van a confiar en ti.

¿Cuáles son los referentes en su sector? 

Nosotros hacemos una aplicación para comercio electrónico a través de social media y existen infinidad de empresas que también generan aplicaciones para alguna red social. Las consideramos competidores y referentes, porque están vendiendo algo al mismo público objetivo que nosotros. No obstante, en el sector de social media, que es donde nos movemos, no hay un líder único. Es un campo que aún se está desarrollando, las redes sociales sacan cada día algo nuevo y, por tanto, surgen aplicaciones y funcionalidades con mucha frecuencia.

¿Cómo es Mark Zucherberg?

Lo conocí en 2011, cuando YCombinator, que fue el acelerador de empresas que nos dio la oportunidad con nuestra idea, organizó una charla y lo invitó. Es un tipo de mi edad, normal, accesible y muy tímido, pero comprometido y dispuesto siempre a ayudar a jóvenes desarrolladores, empresarios y estudiantes. Eso es de admirar.

¿Algunas empresas para las que trabaja Beetailer?

Crayola, Illy, Angry Birds, EA Sport, El Ganso, entre otras. Turrones y Dulces, es una empresa de Jijona (Alicante) y fue de las primeras que confió en nosotros; están muy satisfechos con el resultado de la aplicación ya que, a pesar de ofrecer unos productos muy temporales, consiguen vender durante todo el año.

Además de una gran idea, ¿qué hace falta para crear una app?

Adaptar tu idea para cubrir una necesidad real de tus posibles clientes. Hace falta mucho sentido común, pensar las cosas con naturalidad. Nuestro eslogan lo resume perfectamente Make something, people want (Haz algo que la gente quiera). Existen otros factores muy necesarios, sobre todo el staff. Es fundamental que el equipo humano se conozca y trabaje con profesionalidad. Y además de todo esto, lo que la gran mayoría considera tópicos, pero que son la clave del éxito: capacidad de esfuerzo, de lucha y de saber levantarte cuando caes, persistencia y, por encima de todo, mucha ilusión.

¿Qué tipo de sevillana eres? 

Soy muy de aquí, no he perdido ni el acento (risas). Cada vez que puedo vuelvo a mi ciudad. Soy sevillista de carné e intento ir al estadio cuando puedo. Me gusta mucho la Feria aunque llevo tiempo sin ir. El año pasado improvisé una pequeña caseta en el patio de mi casa en San Francisco con farolillos, sevillanas, comida de la tierra y organicé una fiesta… lo pasamos genial.

¿Cómo te tomas los reconocimientos oficiales de tu ciudad?

Si te digo la verdad, estoy muy agradecida, pero ojalá no me los hubieran dado porque significaría que como yo habría veinte mil profesionales que hubieran triunfado.

 ¿Por qué el Sur se conoce por sus tópicos y no por talentos como el tuyo? 

Es una pena que se nos conozca por nuestra cultura folclórica e histórica, pero no por nuestro talento. En Estados Unidos todo son metas y objetivos. Todo es distinto. Allí a los niños desde pequeños se les forma para triunfar y les inculcan la necesidad de ser los mejores. Quizás por eso el emprendimiento, las start-ups e incubadoras de empresas estén a la orden del día allí. Puede ser que un poco de eso nos falte aquí.

¿En San Francisco conocen tu ciudad de origen? 

En Sevilla, por suerte o por desgracia, la única y principal industria es el turismo. Sin embargo, he notado desde fuera que la gente conoce Barcelona o Madrid, no Sevilla. Eso sí, los que la visitan la tienen como una de sus ciudades favoritas en el mundo y admiran nuestra forma de vida. Yo intento darla a conocer y recomendarla, de hecho acabamos de invitar a un directivo de Google para que venga a visitarnos. Si pudiera, mezclaría lo mejor de cada lugar: poder trabajar de sol a sol como hago en Estados Unidos y disfrutar la vida como lo hacemos en Sevilla.

¿Podrías hacer en un futuro el mismo trabajo desde Sevilla?

Sí, de hecho nuestros inicios fueron en Sevilla. El problema es que la capacidad de crecimiento que nos brindaba Silicon Valley no la tenemos aquí. Allí tenemos una ventaja importante que son los inversores, siempre hay gente que va a escuchar tu idea y te va a apoyar, pero no puedes fallarles. También es importante el factor presencial. No es lo mismo tener sede y trabajar en Silicon Valley con profesionales que se dedican a lo mismo que tú. Nuestra aplicación es usada en la plataforma Facebook y estando allí tenemos un contacto directo con ellos. No sería posible hacer lo que yo hago ni siquiera en Madrid, quizá ni en Europa. Para dedicarte a lo que yo me dedico tengo que estar allí. ¿Lo que hago lo podría hacer desde aquí? Sí, pero ¿habría llegado a donde he llegado? No lo sé.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>