“Las medallas son armas de doble filo” – Manuel Olmedo

El fútbol español perdió un lateral derecho del montón y el atletismo ganó a un atleta de élite. Manuel Olmedo (Sevilla, 1983), es fondista de 800 y 1.500 metros. Es campeón de España en varias ocasiones, campeón de Europa, cuarto del mundo en 2011 y obtuvo diploma olímpico en Pekín 2008. Actualmente pertenece al equipo de atletismo del FC Barcelona. Desayunamos con él y su chica justo antes de ir a una revisión médica.

Manuel Olmedo, ¿Morceli, por qué? ¿Por el atleta argelino?

Sí. Viene de una concentración en la época de infantil. El seleccionador Jorge González Amo, que era seleccionador de los menores y ahora de la absoluta, me vio parecido y de ahí el mote.

Mientras los niños jugaban al fútbol en el patio, ¿tú corrías?

Compaginaba el fútbol con el atletismo. Hubo un momento en el que tuve que decidirme por uno de los dos deportes. En aquel momento tenía el récord de los 1.000 metros, si no mal recuerdo, y en fútbol era un lateral derecho más. Los resultados fueron determinantes para decidirme. Yo salía de atletismo a las cinco y media de la tarde y me iba a entrenar a fútbol. Todo el día haciendo deporte.

¿Cuáles eran tus ídolos?

Mi ídolo siempre ha sido Reyes Estévez. Recuerdo aquél mundial en Sevilla en 1999 luchando contra Hicham El Guerrouj. Me impresionó esa victoria de Estévez porque Hicham tenía el récord del mundo.

Tuviste relación con Reyes Estévez ¿no?

Viví con él. Estuvimos conviviendo en Soria en el Centro de Alto Rendimiento y entrenábamos juntos. Yo hacía 800 metros y él 1.500 metros y hay un momento en que me enfrento a él en el 1.500. Deja de ser mi ídolo a ser mi rival directo. De hecho en su última carrera tuve la suerte de de ganarle. Era el campeonato de Europa. Estévez quedó cuarto, yo tercero. Siempre hemos tenido buena relación con un pique sano.

 

¿Rivalidad o compañerismo?

Hay más rivalidad. Se vende el compañerismo pero hay más rivalidad. Es un deporte individual. Al fin y al cabo te estás jugando el pan. Somos muy correctos entre nosotros pero sí es cierto que hay competitividad.

¿Se potencia en Andalucía el atletismo?

He tenido la suerte o la desgracia de pasar por tres comunidades autónomas. He estado federado por Andalucía, Castilla y León y Baleares. Al final lo determinante son las ayudas. Vivimos de las subvenciones y te acercas al sol que más calienta. En Andalucía las ayudas al atletismo son prácticamente cero. Las instalaciones de Sevilla capital por ejemplo, son muy malas. La pista de San Pablo está inutilizable y la de la Cartuja acaba de reformarse.

¿Qué son las medallas? ¿Sirven de algo más que para decorar la pared de tu casa?

Para cada uno las medallas significan una cosa. Yo las distingo en tres categorías: Juegos Olímpicos, Campeonato del Mundo, Campeonato de Europa. Es el certificado que acredita que has sido eso: campeón. Son el objetivo pero también una droga. Quieres conseguir otra. De hecho, la medalla hace daño. Si no sabes gestionarla es tremendo porque consigues un estatus en tu deporte pero es un estatus ficticio que hay que mantener en el tiempo. El deporte no tiene memoria; quiere campeones y campeones actuales.

Digamos que te relaja…

Así es. La medalla trae consigo una serie de ingresos y de eventos que quitan mucho tiempo. Un tiempo que necesitas para entrenar. Es un arma de doble filo.

¿Correr es huir?

Correr es avanzar. La gente suele pensar que correr es sufrir sin embargo es todo lo contrario. Correr es bienestar, disfrute.

¿Eres ambicioso?

Es mi cualidad principal. Creo mucho en mí. Tengo 34 años y sigo compitiendo. De hecho el año pasado conseguí el récord de 1.000 metros de Fermín Cacho con una marca de 2:18:24.

Temperamental he leído que sí…

Lo soy cuando veo injusticias y en mi deporte se cometen muchas. Cuando veo que las cosas no son como deben ser, me enervo. Me pasa cuando veo que el mejor atleta no es el que mejor corre sino el que mejor gestiona sus redes sociales. Hay marcas que prefieren patrocinar a alguien sin medallas pero con muchos seguidores en Instagram a patrocinar a un campeón. Yo no puedo entrenar con una GoPro. De hecho, no es mi trabajo ni el de los que están a mi lado.

¿Cruzar la línea de meta puede cambiar la vida? ¿Y los récords?

Sí. Por ejemplo, una medalla en los JJ.OO. significa becas, contratos, popularidad y por tanto, nivel de vida. Y eso pasa a menor escala en los campeonatos del mundo y de Europa.

¿El deporte de élite es sano?

Ni mental ni físicamente. A mí me afecta sobre todo mentalmente. El deporte crea traumas. El objetivo son las medallas y corres muchas más veces que las ganas por lo cual crea frustración. Por otro lado, a mí me gusta correr una hora al día pero no me gusta correr cinco, ni tener que estar encerrado en casa porque necesito guardar energías para volver a correr.

Hablemos de dopaje.

Tolerancia cero, pero cambiemos las normas del dopaje. Hay cosas que no se hacen bien. Adel Mechaal ha sido absuelto de un supuesto caso de dopaje por, al parecer, no estar localizable tres veces para pasar los controles. Si el TAS le ha dado la razón, es que las cosas no se están haciendo bien. Se da un caso curioso: hoy en día ningún médico quiere llevar a deportistas de élite. Pueden manchar su imagen. No podemos ir dopados pero sí debemos estar bien llevados médicamente. Tú ganas un campeonato del mundo de 1.500 metros y no sales en portadas como sí lo hacen los que dan positivo en dopaje y eso hace mucho daño.

¿La prensa es la culpable de esa mala imagen?

Los deportistas también lo somos. No me gusta cuando un compañero habla para un periodista criticando a un atleta que ha dado positivo. Al cabo de los dos años, ese competidor vuelve a ir con la selección y se crea tensión en las concentraciones. De hecho ha ocurrido.

¿Se puede vivir del atletismo?

Sí, de hecho he vivido muy bien y sigo viviendo de mi deporte. Sin embargo cada vez es más complicado. Las marcas deportivas prefieren apostar por los influencer deportivos. Es más rentable para esas marcas, tener a gente que no ha ganado ni el Campeonato de España que vende zapatillas a través de su Instagram, que coger a un campeón de Europa y apostar por él.

¿Cómo es el invierno del atleta?

Hay dos opciones, o preparas la pista cubierta en febrero y marzo o la dejas pasar y te preparas en verano. Yo prefiero entrenar en pista cubierta porque si no pasas demasiado tiempo sin competir. Los fondistas solemos hacer alrededor de unos ciento cincuenta o doscientos kilómetros semanales.

Usain Bolt no lo hace.

Usain Bolt es punto y aparte. Es el atletismo. La velocidad es la velocidad, es lo más espectacular. He tenido la gran suerte de coincidir en varios campeonatos con él y cuando lo ves te das cuenta de que es diferente. Es perfecto. La manera de moverse tan elástica, la musculación… Parece un tigre, un guepardo. Además tiene la extraordinaria capacidad de no competir en un año y llegar a un campeonato de mundo y ganarlo.

¿Tienes aseguradas las piernas?

No. Pero me las cuido muchísimo. Si no no sería posible llegar a los 34 años en este estado.

¿Qué no puedes hacer?

No monto en moto, por ejemplo. Con veinte años se puede hacer de todo pero se paga a largo plazo. A mí me costó trabajo aprenderlo. Cuando llegué a Soria, Enrique Pascual (entrenador de Reyes Estévez, Abel Antón y otras figuras), me dijo que quería llegar y mantenerme en la élite, tenía que dejar de desayunar bollería industrial. Mi chica a veces quiere dar una vuelta por la tarde o ir a tomar algo y yo no puedo porque necesito tener las energías justas para tener un buen entrenamiento al día siguiente.

¿Tienes supersticiones?

Manías sí. Corro sin calcetines, por ejemplo. El día de la competición, en el pre calentamiento siempre corro 13:13.

¿Ves los mundiales de atletismo por la tele?

Me encantaba cuando no iba. Cuando he ido me gusta vivirlo pero ahora cuando no estoy, me hace daño verlos.

¿Qué va a hacer cuando te retires del atletismo profesional?

Quiero montar un centro de entrenamiento personal enfocado sobre todo a transmitir mi experiencia. La gran mejoría de un deportista está en su cabeza y eso lo aprendí de Enrique Pascual.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>