La impresión 3D sienta las bases de la moda

Ya presentes en sectores como la salud, la alimentación o la cosmética, las impresoras 3D han llegado para revolucionar el mercado. Si la máquina de coser fue la revolución de la costura, a día de hoy podemos observar cómo esta tecnología ha supuesto un cambio radical en la industria de la moda. Estos dispositivos empezaron a tener presencia en el sector cuando la diseñadora Iris Van Herpen se atrevió a desfilar en la Amsterdam Fashion Week con unos impactantes diseños impresos en 3D hace aproximadamente tres años. Con estas impresoras se puede dar vida a formas y colores que navegan en la mente de algunos diseñadores de moda. Es por ello que la impresión 3D ha cruzado la línea del textil convencional, brindando la oportunidad de desafiar la imaginación.

La implementación de esta tecnología está ofreciendo innovaciones que optimizarán el proceso de producción textil. La Universidad de Loughborough y el fabricante de ropa, Grupo Yeh se han unido para impulsar la moda 3D con el objetivo de recortar los residuos de la industria de la confección. Los textiles impresos en 3D no son un concepto nuevo, pero su creación requiere múltiples etapas. Este proyecto busca agilizar el proceso, creando la tecnología que permita producir prendas terminadas directamente de las materias primas (en este caso, un polímero) en un solo paso. En un futuro cercano, aquel que quiera crear una prenda que se pueda vestir directamente tras su impresión, sólo tendrá que establecer los parámetros oportunos y obtendrá su diseño personalizado en 24 horas.Moda 3D

Aunque las impresoras 3D todavía no forman parte de nuestro día a día, poco a poco vamos encontrando indicios de esta tecnología, como la multitud de diseñadores emergentes y consagrados que están optando por utilizar la impresión 3D como método para crear sus prendas, configurando un nuevo paradigma en el mundo de la moda. Entre los más destacados, la diseñadora israelí Noa Raviv, cuyos diseños han estado presentes en el Manus x Machina, Metropolitan Museum of Art, New York. Su trabajo surgió por la inspiración de unas piezas que estaban deformes de manera digital, lo que la movió a investigar sobre la posibilidad de fusionar la realidad con lo virtual.

Otra de las grandes representantes de esta innovadora técnica es Heidi Lee, una artista y diseñadora de Nueva York conocida por su “Endless Echo Hat” un original gorro con caras que ha sido objeto de numerosos reportajes. Licenciada en Rhode Island School of Design, Heidi se ha centrado en la creación de sombreros y tocados mediante la impresión 3D como una forma de arte conceptual más que como un complemento de moda, lo que se ha denominado fashion artefacts. Moda 3D

En España, también contamos con emprendedores que se están animando a utilizar la impresión 3D más allá de los makers cafés de Madrid o Barcelona. El madrileño Diego Gómez- Carpintero, se propone dar vida a sus sueños mediante piezas únicas creadas con impresión 3D. Este diseñador basa su obra en la customización, las posibilidades que le proporciona la impresión 3D y el mundo DIY Do It Yourself. Este artesano digital, como él mismo se define, crea piezas únicas que plasman su universo, intentando conseguir un acabado único en cada pieza, a pesar de la homogeneidad que proporciona la tecnología.

Uno de los ejemplos más significativos y sorprendentes es el de la marca española Hawkers, que está preparando, en colaboración con la NASA, las primeras gafas made in space.

Fieles a su filosofía de empresa basada en explorar los límites, tienen previsto imprimir en gravedad cero este accesorio. El proyecto permitirá a los astronautas fabricar las piezas o recambios que necesiten. Moda 3D

Más allá de la creación propiamente dicha, la impresión 3D tiene repercusiones muy importantes en el desarrollo de materiales, como la piel de animal. La empresa Modern Meadow está desarrollando a partir de células madre, piel in vitro, con el objetivo de poder producir grandes cantidades de este material sin necesidad de sacrificar ningún ser vivo. Se espera que en unos años lleguen al mercado los primeros bolsos de piel cruelty free (sin maltrato animal). Tendrán la misma calidad y resistencia que la piel animal, ofreciendo una alternativa a veganos y consumidores que estén en contra de la muerte de un ser vivo para producir materia prima.

Ya son muchas las referencias a esta tecnología en los medios comunicación internacionales y nacionales, y no sólo a la impresión 3D, sino especialmente a la relación de la misma con la moda, como es el caso de la plataforma sevillana de innovación en moda, SoCatchy.net, una fuente inagotable de talentos emergentes que utilizan esta tecnología para crear sus diseños. Es realmente fascinante cómo los tejidos han pasado a ser formas orgánicas tridimensionales que auguran un futuro de esculturas con vida. Una inevitable realidad en la que veremos cómo cada hogar puede convertirse en un microtaller donde dejar volar la imaginación.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>