La constancia de lo efímero

Este año se celebrará una vez más el Festival de Cine Europeo, algo que afortunadamente está plenamente consolidado. Habría que recordar a los más jóvenes que la cita tiene sus orígenes en 1980, con la presencia de Sylvia Kristel, la conocida actriz de Enmanuelle. Cuatro ediciones después y avatares mil, el entonces alcalde de Sevilla, Manuel del Valle, decidió quitárselo de encima. No sería hasta el año 2000 cuando a Rojas Marcos se le ocurrió revivirlo con la excusa de la candidatura olímpica de la ciudad, bajo el paraguas de la denominación de Festival de Cine y Deportes, algo bastante disparatado pero que sirvió para enlazar en 2004, bajo el mandato de Alfredo Sánchez Monteiserin, con el actual Festival de Cine Europeo, que mantuvo sorprendentemente el siguiente alcalde Juan Ignacio Zoido. Por lo que vemos tiene buena salud.

Cuento todo esto porque, gracias a esta serie de eventos de carácter efímero, se ha conseguido al fin que Sevilla sea la sede este año de los premios del cine europeo y el próximo año se traslade la entrega de los Goya, eventos ambos de indudable trascendencia.

Creo poder hablar con cierto conocimiento de causa sobre estos capítulos de la historia del cine y Sevilla porque, que yo sepa, he sido el único que ha participado en todas y cada de estas diferentes citas. La historia da para un libro, o dos, pero siempre ha tenido unas connotaciones idénticas, a saber: la ignorancia supina de los responsable políticos, la lucha titánica de los organizadores por contar con un presupuesto mínimamente coherente y la aparición de depredadores que han querido, y algunas veces logrado, manipular los diversos eventos en su beneficio particular. Sería la historia negra del Festival, desde sus inicios, que estuvieron unidos a la actividad política de ETA en el Festival de Cine de San Sebastián, a sus ansias de una mayor comprensión de lo estrictamente cultural de la última época. Sea como fuere, lo cierto es que aquí sigue para bien y que ahora, después de tantos años, está dando sus frutos.

En Sevilla todo es efímero, casi nada dura lo suficiente para poder consolidarse; en el camino han quedado citas tan importantes como los Encuentros de Música de Cine, pioneros en su género, y tantos otros que mejor no recordar. Solo lo que perdura da sus frutos, y aquí se quiere todo rápido y en la mano, por eso el Festival de Cine Europeo puede ser un ejemplo de que la continuidad merece la pena. Otro puede ser la Bienal de Flamenco, que aún sigue en una confusa y convulsa historia de lo que debería ser una cita ineludible y, desde luego, un referente de algo tan nuestro como es el flamenco. Pero desgraciadamente somos así, somos incapaces de pensar mas allá del momento en el que vivimos. Si lo piensan bien, la Feria de Primavera, que ya no de abril, incluso la Semana Santa, nacieron gracias a la consolidación de lo efímero.

Que algo perdure en esta ciudad es especialmente difícil de ahí que la gente con ideas nuevas se aburra y termine abandonando sus sueños. Uno de los factores de esa precariedad radica en que nadie conoce cómo se evalúan los resultados, nada tiene que ver con el éxito de público o económico, dependen del capricho de quien ejerza el mando en ese instante, entre otras cosas porque todos los eventos son de carácter público y apenas hay iniciativa privada… y ya saben lo que ocurre con los cambios, el que llega siempre opta por el borrón y cuenta nueva.

Solo espero que los actuales responsables, que me consta se miden por otros parámetros, se hayan dado cuenta de que gracias al posicionamiento del actual Festival se han alcanzado objetivos importantes como las dos ceremonias antes mencionadas.

El mensaje final sería que lo efímero también obtiene sus frutos, frutos a los que se podría haber llegado antes de no haber existido tantísimas trabas de todo tipo; y no estaría mal, aunque esto sé que es imposible, que no escuchasen los cantos de sirenas -y sirenos- que tanto abundan en esta ciudad.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>