La antena manchega

No os podéis ni imaginar dónde he estado de vacaciones una semanita. Yo no sé en qué momento me convencieron del plan, el que me conoce sabe que yo no soy de este tipo de actividades, pero me dejé engatusar. Mi colega El Deivi ha alquilado este año una roulotte -una ruló de toda la vida- y me ha invitado a pasar unos días en un camping de Rota. Rota está bien, ambiente de pueblo, buena gastronomía, agua no muy fría, pero os digo una cosa: como se fríe el pescao en Huelva en ningún lao. Dicho esto que me comía por dentro, os sigo contando. Aparcamos la casa rodante al lado de una familia de Albacete, cuyo padre de familia era técnico antenista en un gigante de la telecomunicación; imaginaos cómo tenía la caravana, la friolera de ¡cinco antenas, a cada cual con más alcance! Cuando caía la tarde y el sol empezaba a ponerse, nos acercábamos El Deivi y yo con nuestra botellita de Jonhy Negro a la reunión albaceteña y ellos ponían el hielo y las arvellanitas. Y así pasé una semana entera conviviendo con gentes dispares.

Como os decía, yo nunca me habría planteado irme de camping en verano, pero mira tú por dónde la amistad de aquel antenista me sirvió para llevar a cabo una de las investigaciones periodísticas más sonadas de mi carrera profesional. Según me contó el manchego, por la cercanía de la base americana, las frecuencias de redes de telefonía eran captadas con gran nitidez por sus aparatos. Y acabando una noche el último combinado, saltó la liebre. Lo que estábamos esperando sucedió: una llamada con prefijo de Barcelona estaba conectando con un hogar del Parque Amate. Os cuento lo que se habló en aquella conversación…

  • ¿Curro?
  • Sí, dime, ¿quién eres?
  • Cobi
  • ¿Cobi, qué Cobi? No hijo, yo no compro en Coviran.
  • Cómo eres nen, Cobi el de los Juegos Olímpicos. Me ha llegado La MUY a Barcelona y he leído tu entrevista. ¿Estás bien, no?
  • ¡Joé, el Cobi, tío! Yo bien, de bodas de plata. A ver si me dan un diploma o una medallita como en las hermandades. ¿Y tú, qué tal? ¿También de aniversario?
  • Sí, veinticinco anys también. Pero no molt bé, la verdad, pocos se acuerdan de mí y los que lo hacen me quieren encasillar, que si soy catalanista, que si españolista… ¡Caram, que soy una mascota!
  • Pero ¿habrán celebrado tu cumple, no?
  • Res de res. Mi padre, el Mariscal, tieso como el brazo del Colón de Barcelona, no tiene ni para un pastís de Pocoyó de Mercadona. Almenys ayer me llamaron de la radio y estuvimos charlando sobre los Juegos Olímpicos. Tú sabes, les conté las cuatro o cinco anécdotas que sonaron más aquel año, lo que le cuento a tothom, Curro, per què et vaig amentir.
  • Cuenta, cuenta, que yo no me acuerdo de nada.
  • ¿Te acuerdas de lo del encendido de la antorcha? Aquello no fue acierto del arquer, estaba todo planeado. Antonio Rebollo, el paraolímpico español, lanzó la seva fletxa…
  • Cobi, perro, la seva fletxa ¿qué es?
  • Perdona, su flecha. Lanzó su flecha prendida y, cuando pasó por el pebetero, un gas que salía por unos conductos hizo arder la gran copa situada en lo más alto del Estadi de Montjuic. Ahí, el que estuvo al loro, y quien de verdad tendría que haber pasado a la historia, es un paisano tuyo, Lupercio se llamaba l´home, natural de Salteras, más de cuarenta anys manipulando bombonas, lo que viene siendo un butaner. Tuvo el joc de muñeca suficiente para abrir la llave del gas en el momento justo. Me mandaba todos los años un cajón con papas noves de Salteras y yo le enviaba calçotsMolt bona gent.
  • Lupercio, qué barbaridad, eso más que un nombre, es una condena.
  • Escoltam, Curro. En las Olimpiadas del 92 fue el primer año que permitieron a Estados Unidos traer jugadores de la NBA. Unos nens El espectáculo sobre el parqué fue memorable, por supuesto ganaron el oro. Se les denominó el Dream Team y de la mano de Jordan, Magic Johnson y Larry Bird hicieron enloquecer a los aficionats a este deporte. Un día teníamos un acto publicitario y, claro, como los americanos eran tan grandes y fuertes, me cogieron y me utilizaron como ¡una pilota! Jugaron conmigo al baloncesto, los fillsdepu… Ese día había desayunado mi pa amb tomàquet y lo largué entero.
  • Para que luego se cachondeen de cuando casi me ahogo con las carabelas…
  • Te sic contant. Miriam Blasco se proclamó campeona en judo, fue la primera mujer española en ganar un oro olímpico. Cuando terminó su carrera deportiva, empezó su carrera política: primero, siendo presidente de la comunidad de su urbanización, hasta llegar a ser senadora por Alicante y diputada. Després de veintidós anys, se ha casado con su pareja, la británica, Nicola Fairbrother, que dóna la casualitat que fue su rival en la final de aquellos Juegos Olímpicos de Barna. Entiendo que en ese combate, además de golpes hubo enamorament.
  • Vamos, que en lugar de Samaranch, la medalla se las debería haber puesto Jesús Puente…
  • Los catalanes tenemos fama de agarrat, pero los hay que son más de la pela es la pela. En Barcelona 92, doce países conformaron el equipo unificado que representaba a la antigua URSS. Consiguieron 112 medallas; lo normal, tenían a los mejores de doce países, y alguno tendría que valer. El mejor fue el gimnasta bielorruso Vitaly Scherbo, que ganó sis ors. Cuentan que, nada más llegar a Minsk, empeño dos medallas y con las demás se hizo una esclava y un sello para conmemorar la hazaña.
  • Con más oro encima que El Cigala…
  • Bueno, Curro, un altre dia te contaré la historia de la medallita que llevaba Fermín Cacho cuando ganó el oro en los 1.500… por lo visto se la encontró un mes antes en la Playa Pita con un detector de metales… una platja que hay en Soria, imagínate. Y recordeu-me también que te cuente la que lió el príncipe Felipe para hacerse el sombrero del uniforme del desfile inaugural, y mira que el seu pare se lo advirtió: “Fedipe, hijo dmío, pedate un podco, que tieded mad pedlo que Dené Higuidta”… En fin, a ver si nos vemos més.
  • ¿Una vez al mes? Eso es mucha tela.
  • No, més es más.
  • Ah, vale.
  • Un petó gran,
  • Otro peto, pero de caballo de picar para ti. Es broma. Adiós, Cobi.
Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>