La acracia del colorete

No todo iba a ser un contratiempo para febrero, el mes con problemas de crecimiento que se quedó tres días más bajo que sus hermanos mayores. A febrero siempre le quedará ser el mes del carnaval, ese tiempo en que la subversión se pinta coloretes para abolir las convenciones. Bajo la lluvia multicolor del confeti el bufón es el rey y el rey… nada. Todos ríen, cantan, beben, aman, critican, se burlan de los demás y burlan a la realidad cotidiana bajo una única ley: no existe ley alguna durante el carnaval. Un principio que el propio carnaval cumple: se manifiesta dónde y cuándo le da la gana. En algunos lugares le mantiene fidelidad a febrero, pero en otros no. Nos montamos a la grupa de la sardina y asimos fuertemente la cintura del dios Momo para viajar a los carnavales más sorprendentes del mundo. Una vez más comprobaremos que la única ley del carnaval es que no la hay.

Oruro

Es la capital folclórica de Bolivia y ofrece un carnaval único en el mundo, de origen preincaico, enriquecido con la cultura inca y la religión católica colonial. Es una fiesta donde aún conviven el paganismo y el catolicismo, en la que participan más de cuarenta y ocho conjuntos folclóricos que, desde distintas partes de Bolivia, peregrinan al Santuario del Socavón cada sábado de carnaval. Allí, los bailarines de los conjuntos (realizan hasta dieciocho especialidades de danzas) demuestran su devoción a la Virgen del Socavón, también llamada Mamita Candelaria. El carnaval arranca con los rituales de noviembre en honor de los muertos y el primer convite de carnaval, abriendo un periodo que llega hasta la entrada en el Santuario en febrero y la visita a lugares asociados a las deidades preincaicas (el cóndor, la víbora, el sapo y las hormigas). Es Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad desde 2001.

Nueva Orleans

Mardi Gras es el carnaval que se celebra en Nueva Orleans, Luisiana, Mobile, Alabama y San Luis, y cuyo nombre, de origen francés, se traduce como “martes graso”. Su significado hay que buscarlo en el desfile final de carnaval del martes antes del Miércoles de Ceniza, el último día en que, según la religión católica, se puede disfrutar de los placeres carnales y culinarios antes de la Cuaresma. De todos, el de Nueva Orleans es el más importante, que se abre el seis de enero con el baile de máscaras de la peña Twelfth Night Revelers. Desde ese día, se pueden ver carrozas, mascaradas y kings cakes. Dos semanas antes del Mardi Gras hay un desfile diario, concentrándose las celebraciones más espectaculares los últimos cinco días. El carnaval, que data de cuando Luisiana era colonia francesa, es organizado por los krewes (peñas carnavalescas), siendo Comus el más antiguo. 1972 fue el último año en que las carrozas desfilaron por el viejo Barrio Francés de Nueva Orleans. Los colores tradicionales del Mardi Gras tiene su significado: el púrpura (justicia), el dorado (fe) y el verde (poder).

Vevcani

A unos ciento setenta kilómetros de la capital de Macedonia, Skopie, se encuentra el pueblo montañoso de Vevcani, donde tiene lugar el más famoso, y desazonador, de los carnavales de la península balcánica. Con 1.400 años de historia, esta fiesta se celebra en la noche del 13 al 14 de enero de cada año y sirve como inauguración del Año Nuevo Ortodoxo. Su originalidad reside en su arraigo, aún visible, en las tradiciones precristianas, estableciendo una singular conexión entre el tiempo del paganismo y del posterior cristianismo. Los habitantes de Vevcani utilizan máscaras con las que pretenden ahuyentar a los malos espíritus y en sus calles pueden verse grupos que recuperan ancestrales rituales paganos mientras que otros remiten a costumbres religiosas remotas. También hay quienes se disfrazan para hacer sátiras políticas de la actualidad.

Aalst

Durante tres días, a partir del primer domingo de la Cuaresma cristiana, se celebra el carnaval de esta ciudad flamenca a orillas del río Dender. Se inicia con la proclamación del Príncipe del Carnaval como alcalde de la ciudad, ceremonia donde recibe las llaves del municipio mientras se ridiculiza a los políticos locales. Luego, tiene lugar el desfile de los gigantes y de Bayardo, el caballo del emperador Carlomagno, el baile con escobas para ahuyentar a los fantasmas del invierno y el desfile de jóvenes disfrazados de mujeres con corsés, cochecitos de bebé y paraguas rotos. Finalmente se quema la efigie del Carnaval entre los gritos de los participantes que piden que la fiesta se prolongue una noche más. También desfilan carros alegóricos y se escenifican acontecimientos locales e internacionales de actualidad de manera burlesca. Este carnaval, subversivo y jocoso, cuenta con más de seis siglos de historia y es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2010.

Tokushima

Ya lo dijimos, hay carnavales que son infieles al mes de febrero. Quizá el más infiel sea el Awa Odori, que se celebra en pleno mes de agosto en la prefectura de Tokushima, en la isla japonesa de Shikoku. Unos mil ren, o escuelas de danza, desfilan por la avenida principal acompañados por grupos musicales durante los cuatro días -del 12 al 16 de agosto- que dura el carnaval. Es un desfile comparable al del sambódromo de Río de Janeiro, si bien el Awa Odori es más antiguo que el carnaval carioca. El origen de esta particular fiesta hay que buscarlo en la llamada Danza de los Muertos a finales del siglo XVI, que evolucionaría hasta convertirse en una celebración popular, alegre y que mantiene viva una tradición de siglos. Los ren preparan el carnaval durante todo el año: confeccionan sus particulares y coloridas yukatas, cíngulos y bandas para la cabeza; ensayan con los músicos y se reúnen periódicamente. Lo dicho, la única ley carnavalesca es la inexistencia de leyes.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>