José María Terrés

Almeriense formado en la Universidad de Granada como ingeniero de caminos, canales y puertos. En 1999 se le concedió una beca de la Fundación la Caixa para especialización en Canadá. Realizó un máster en Ingeniería del Viento por la Universidad canadiense de Western y posteriormente  un doctorado en el marco de un programa de colaboración entre la Universidad de Granada y la Universidad de Western. Investigador contratado del CSIC y coautor del cálculo de la respuesta al viento de numerosos proyectos singulares como el puente de Storebaelt (1.624 metros, Dinamarca), el Tsing Lung (1.500 metros, Hong Kong) o el Puente del Tercer Milenio (Expo 2008, Zaragoza), además de realizar diversas publicaciones y ponencias; y desde octubre de 2006 es colaborador tecnológico del Desafío Español de la Copa América. Es José María Terrés, cuya carrera parece impulsada por ese viento al que tantas horas de estudio y trabajo dedica. 

Terrés es un “profesional del viento”, que dedica sus conocimientos y formación al estudio del comportamiento de éste en construcciones, maquinaria, túneles e incluso en la vela, una de sus pasiones. Su día a día es apasionante, y duro. Cada jornada de trabajo le sorprende con nuevos retos tecnológicos y, principalmente, humanos: cada proyecto es único y requiere una solución y metodología distintas. Y es que el trabajo de Terrés requiere un alto grado de especialización, lo que le obliga a visitar los centros de formación e investigación en el mundo especialistas en la materia.

Estudió en la Universidad de Western, uno de los tres centros que imparten formación en ingeniería del viento en todo el mundo. Allí se formó para desarrollar un trabajo que consiste, principalmente, en planificar los estudios pertinentes, diseñar la mejor solución a implementar y supervisar la actividad para adaptar todo tipo de elementos a la influencia del viento. 

Además del trabajo, desde 2003 se dedica a la docencia impartiendo cursos de ingeniería del viento y de dinámica de estructuras en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Granada. Es profesor de la Universidad de Granada adscrito al departamento de Mecánica de Estructuras. Igualmente da clases específicas en programas de máster y doctorado en otras Universidades en España y Canadá. A Terrés le gusta compaginar el mundo de la enseñanza con el ejercicio profesional ya que considera esta doble faceta muy enriquecedora.

Por su trayectoria y méritos profesionales, ha recibido algunos reconocimientos como el Premio a la Innovación Tecnológica y Medioambiental Hacemos lo Imposible, presidido por Eduardo Punset y patrocinado por el Grupo Sacyr, o el Premio Aje 2011 a la Iniciativa Emprendedora de Andalucía  (Local, Provincial), entre otros. Tiene claro que “el mejor premio es la confianza día a día de nuestros clientes y de mi equipo”, ese galardón “es el que verdaderamente me motiva a seguir creciendo”.

No pudimos reprimir la curiosidad y le preguntamos qué significa para alguien como él el viento. “Para mí, el viento es algo natural, pero de una complejidad tan brutal que resulta de un interés enorme y genera una tecnología muy atractiva. Es fuente de energía, es fuerza, elemento clave en el deporte de la vela, que me apasiona. Es un elemento que condiciona el tiempo meteorológico y el diseño de un puente o rascacielos de gran longitud. De ahí que el nombre de Oritia & Boreas, el nombre de mi empresa, se deba a dos dioses del viento, no tan populares como Eolo”.

Nos interesamos por conocer desde cuándo el hombre se interesa por el estudio de la acción del viento sobre sus construcciones. Terrés nos explica que “la acción del viento ha sido determinante en el estudio de puentes y edificaciones desde segunda mitad del siglo XX, a raíz de sonados colapsos como el del Puente de Tacoma en EE. UU. o las chimeneas en la central nuclear de Ferrybridge en Reino Unido. Normalmente se da la circunstancia de que las construcciones antiguas fueron realizadas con materiales que, no siendo óptimos en su coste, resultan pesados y, por tanto, menos vulnerables a la acción del viento. Esta circunstancia hacía que no se tuviera tan en cuenta el viento hasta tan tarde”.

A la pregunta de cuál es la construcción más resistente al viento que conoce, Terrés lo tiene claro: “Cualquier construcción antigua resulta muy resistente, pero no es óptima porque se ha hecho con materiales muy pesados y, por tanto, no vulnerables a la acción del viento. Destacaría el diseño en los que sí gobierna la acción del viento, pero que se han estudiado de forma concienzuda, resultando estructuras optimizadas como el puente de Storebaelt en Dinamarca o aquí, en España, el recientemente inaugurado puente ampliado sobre la Ría de Rande”.

La geografía y la concurrencia de varios factores es otra de las claves que maneja este ingeniero. “Indudablemente hay zonas que son más propensas a sufrir daños por la influencia eólica, zonas en las que confluyen sistemas vulnerables como la edificación en altura, formas arquitectónicas complejas o con fachadas ligeras, puentes de media y gran longitud con una marcada exposición a vientos de alta intensidad como un ciclón o un tornado”.

Las imágenes de tornados y huracanes que arrasan ciudades completas abundan en los informativos. Pedimos su opinión sobre estas fuerzas que naturales que parecen imbatibles. “A día de hoy, con el estudio correspondiente en la fase de diseño, es posible diseñar cualquier tipo de estructura que sea ejecutable actualmente en tecnología y material para cualquier tipo de viento. Resulta muy importante que se aborde en su fase de diseño”.

Para terminar, nos interesamos por la Torre Sevilla, para la  que le pedimos una calificación del uno al diez en cuanto a su adaptación a la influencia eólica. “Un nueve puesto que se ha estudiado de forma detallada con metodologías como modelos de sección en edificación poco habituales y que aseguran un diseño óptimo, su integridad estructural y el confort y seguridad de las personas”.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>