Gabriel Lozano

Estamos en la era de lo inteligente, buscamos soluciones y mejoras en la tecnología que nos rodea. Gabriel Lozano es un científico cordobés que se dedica al estudio de la luz. Trabaja con nanotecnología y busca “controlar” la emisión de las diferentes fuentes de luz artificial. Potencias, colores, intensidades, pueden ser propiedades que definan una luz inteligente, que nos ayude en nuestra vidas cotidianas. En los hospitales para mejorar procesos curativos, en explotaciones agrícolas para acelerar procesos de cultivo, en seguridad vial… son muchos los campos en los que esta tecnología está avanzando cada vez más. Hemos conocido en profundidad la historia de este inquieto joven que, a pesar de poder estar en alguna multinacional, ha preferido desarrollar su carrera profesional en un laboratorio de la Isla de La Cartuja y trabajar creando materiales e investigando con nanotecnología. Y es que todavía quedan románticos, y en el campo de la ciencia aún más.

¿Cuál es tu formación?

Estudié física en la Universidad de Córdoba (UCO) por vocación. Como quería ser investigador, recién terminada la licenciatura me trasladé a Sevilla para hacer un máster en ciencia de materiales de la Universidad de Sevilla (US) y llevar a cabo mi tesis doctoral en el Instituto de Ciencia de Materiales de Sevilla (ICMS), un centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Sevilla.

¿Cómo debes prepararte para trabajar en un campo tan sofisticado?

Con dedicación y constancia, que en mi caso son resultado de un interés genuino por entender el mundo que nos rodea. También es necesario llevar a cabo una planificación adecuada, ya que la carrera investigadora es muy larga. Empecé con una beca de iniciación a la investigación siendo estudiante de física cuando tenía 21 años. Hace unos pocos meses, doce años después, conseguí una plaza como científico en el CSIC, lo que espero me permita dedicarme a lo que me gusta durante muchos años. Es crucial tomar las decisiones correctas en el momento apropiado y en este sentido tengo mucha suerte por contar con personas que me han apoyado a lo largo de este camino.

¿Has realizado todos tus estudios en España?

Me he formado entre la Universidad de Córdoba, donde estudié la licenciatura de Física, y la de Sevilla, donde realicé mis estudios de doctorado. Durante el doctorado tuve además la oportunidad de llevar a cabo estancias breves en la Universidad de Buenos Aires, en la Universidad de Florencia y en la Universidad de Toronto. Estas estancias contribuyeron decisivamente a mi desarrollo tanto personal como científico. Una vez completé mi doctorado, pasé tres años en los Países Bajos, donde maduré como investigador en un centro de la Fundación Neerlandesa para la Investigación y en la multinacional Philips. En 2014 tuve la ocasión de volver a Sevilla y no la desaproveché.

¿Cómo es tu día a día?

Desempeño mi labor investigadora en el grupo de Materiales Ópticos Multifuncionales del ICMS, que está en la Isla de la Cartuja. Un día normal, llevo a mi hijo al cole y me dirijo al instituto en bicicleta. La verdad es que el día se me pasa volando entre el trabajo diario en el laboratorio o en la oficina y las reuniones con los miembros del equipo de investigación.

¿En qué consiste tu trabajo?

Trabajo en el desarrollo de materiales ópticos avanzados, un tipo de material que permite controlar la interacción entre radiación y materia en la nanoescala para manipular cómo la luz se propaga, se absorbe o se emite. Desde hace unos meses tengo el orgullo de dirigir un proyecto Starting Grant del Consejo Europeo de Investigación con el que se persigue desarrollar nanoestructuras ópticas capaces de mejorar las propiedades de emisión de luz de materiales que se emplean en lámparas LED.

¿Qué has inventado?

Soy inventor de varias patentes en las que se describe el uso de nanopartículas metálicas para mejorar la eficiencia de luminarias. En colaboración con Philips, quien es dueño de la tecnología, durante los años en los que trabajé en los Países Bajos, desarrollamos nuevas formas para mejorar las propiedades de dispositivos de iluminación LED empleando nanotecnología.

¿Científico o inventor? 

Soy científico. Sin embargo, en ocasiones la investigación que desempeño proporciona soluciones tecnológicamente relevantes.

¿Te gustaría dedicarte a la formación?

Como científico del CSIC, una parte de mi trabajo consiste en la formación de investigadores jóvenes y estudiantes de doctorado. Además, unas pocas semanas al año tengo la grata experiencia de colaborar como profesor invitado en un Máster de Física de la UCO y otro de Materiales de la US.

¿Tienes algún premio o reconocimiento?

Recientemente, me han galardonado con el premio a investigador novel de la Real Sociedad Española de Física. Mis estudios de física fueron reconocidos por la UCO con el Premio Extraordinario de Licenciatura; mi tesis doctoral con el Premio Extraordinario de Doctorado por la US. Asimismo, la Academia Sevillana de Ciencias y la Real Maestranza de Caballería de Sevilla me galardonaron con el Premio Jóvenes Investigadores en 2014. Me siento afortunado de que mis logros tanto académicos como científicos hayan sido reconocidos en diversos momentos de mi carrera.

¿Crees que tu trabajo tendría más repercusión fuera?

Tengo la fortuna de llevar a cabo mi labor investigadora en un grupo de investigación que es referencia internacional en mi campo de conocimiento. Para llevar a cabo nuestras ideas, contamos con financiación regional y nacional. Además, hemos tenido éxito en convocatorias europeas muy prestigiosas y competitivas, lo que nos permite desarrollar nuestro trabajo de forma similar a como lo hacen en países cuyos gobiernos invierten mucho más dinero en investigación, desarrollo e innovación.

¿Cuál es tu sueño?

Me gustaría contribuir al desarrollo de una sociedad mejor formada, más crítica. La ciencia solo da frutos a largo plazo, así que espero seguir disfrutando de mi labor como científico durante muchos años.

¿Eres usuario particular de la tecnología con la que estudias y trabajas?

Las lámparas LED están presentes en nuestras calles, casas y oficinas. Desarrollar materiales que permitan mejorar las propiedades de estos dispositivos constituye un reto apasionante. Los resultados de la investigación, además de contar con un impacto científico y tecnológico, presentan impacto social ya que pueden afectar a elementos con los que convivimos a diario.

¿Qué es la luz para ti?

La luz nos permite distinguir colores y formas. El tono de luz influye decisivamente en nuestro estado de ánimo y nuestra percepción de lo que nos rodea. La ciudad no luce igual bajo el sol de la mañana o el de la tarde; la plaza del mercado parece otra cuando el día se levanta gris. Para un físico clásico, además, la luz son campos eléctricos y magnéticos que oscilan en el espacio con una frecuencia determinada.

¿Qué te queda por entender de la luz?

Los fenómenos que afectan a la interacción de la luz con la materia estructurada en la escala de los pocos nanómetros son extraordinariamente complejos. Aún nos queda mucho por comprender para poder manipular la propagación de luz a voluntad.

En nuestro día a día, ¿dónde podremos encontrar esta tecnología a corto plazo?

Durante los próximos años voy a trabajar en el desarrollo de materiales ópticos avanzados que permitan desarrollar dispositivos de iluminación más eficientes y versátiles en los que sea posible controlar de manera precisa el color o la direccionalidad de la luz emitida. Ojalá algún día se vendan lámparas que integren la nanotecnología que buscamos desarrollar en nuestro equipo de trabajo.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>