Elefantiasis

Mirada y luz sobre la vida cotidiana. El gran censor juzga impasible y grisáceo desde su altura de piedra. El Gran Hermano se ha colocado el monóculo para vigilarnos mejor, ha situado entre él y nosotros el flexo de los interrogatorios. Espejo opaco que refleja en vertical los vicios y virtudes de la sociedad, eco mudo que nos devuelve las aspiraciones y frustraciones de nuestra época. Estos muros atrapan en sus poros nuestras pequeñas historias con la sucia esperanza de que se pierdan para siempre bajo una mano de pintura blanca o de que padezcan el alzhéimer de la piqueta. Si fuera posible exprimir este cemento, su zumo estaría repleto de pulpa de la miseria y la grandeza humanas, de pequeños tiranos y de héroes sin fama. La calle, los coches, chuchos y gatos, el ajetreo de los comercios, los camiones de basura, y los hombres y mujeres entretienen las horas muertas de este rostro sin nombre al que, de repente, se le pasan por la mente ideas tan descabelladas como… un elefante.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>