Del trópico a África

Tu conocimiento en plantas de interior ha aumentado por diez en el último año. Las piñas, los cactus, las costillas de adán y adornos de mimbre decoran tu casa. Bailas al ritmo de temas de Kygo en fiestas que se promocionan con carteles de tucanes, palmeras y flores hawaianas…. Lo tropical se ha convertido en una moda durante 2016 que aún da algunos coletazos, pero no es casual.

Detrás de todas las tendencias, incluso de las más estéticas, se esconden razones desencadenantes que impulsan la propagación de sus iconos. El fenómeno del “tropical” ha sido internacional, a juzgar por los ejemplos musicales o de diseño, y no es casualidad.

El informe World Happiness Report se publicó por primera vez en 2012 para investigar los efectos de la crisis económica sobre nuestro estado de ánimo. Según la última edición de 2016, los países cercanos al trópico son los más felices del mundo. No es de extrañar, entonces, que hayamos querido contagiarnos de esa alegría, justo cuando la apatía y el pesimismo posicionaban a Europa como una de las regiones con los índices de felicidad más bajos. En efecto, los recursos estéticos tropicales son capaces de trasladarnos a esos paraísos donde el tiempo se detiene, la música suena, y la madre naturaleza nos llena de vitalidad.

Qué tiene África que nos conquista poco a poco

El continente vive su mejor momento. Según el World Economic Forum, el baby boom que experimenta hará que algunos de sus países tengan la media de edad más baja del mundo para el año 2050. Ello está generando grandes expectativas en el terreno laboral y económico, pronosticando el aumento de la clase media en los próximos años. La penetración de las nuevas tecnologías está permitiendo líneas alternativas de desarrollo, como las empresas de base tecnológica, especialmente, del sector financiero; pero también el uso de las redes sociales nos trae las voces de sus jóvenes, que reclaman mayor unidad y respeto por la diversidad. Es ese respeto por la diversidad lo que parece acortar las distancias que han mantenido históricamente sus 55 países, acercándose al sueño de Martin Luther King de lograr la Organización de la Unión Africana.

En ese contexto, África se hace oír más y mejor. La exposición Making Africa, que giró por diversas ciudades del mundo el pasado año, es un reflejo del esfuerzo por visibilizar el talento creativo de algunos de sus autores en disciplinas como la arquitectura, la fotografía, la escultura, la ilustración, la moda, o las artes gráficas que, con el tiempo, contagiarán las nuestras. Así es como nos hemos enamorado del diseño africano. La moda española ya empieza a hacer guiños a sus estampados y colores; un ejemplo reciente es la colección de primavera de Bimba y Lola, inspirada en la cultura Maasai. Esto también se refleja en piezas de decoración como las sillas de Yinka Ilor o el sillón de Porky Hefer, cuyo atractivo colorido y materiales sirven de inspiración para grandes fabricantes como IKEA que a principios de año firmó un acuerdo con Design Indaba para crear una colección hecha por diseñadores africanos en su totalidad. En definitiva, la estética africana se ha ganado nuestra atención y merece libros como Africa Rising, que nos ayudan a comprenderlo y otorgarle el valor que tiene.

Pero también sus ritmos musicales empiezan a penetrar en la masa. Más allá del afrobeat, que para algunos lleva toda la vida formando parte de su registro, los nuevos lanzamientos dance o pop nos trasladan a las tribus y rituales africanos. Por poner un ejemplo claramente visual, recordaremos el tema Run the world de Beyoncé, que aunque ya cuenta con más de seis años desde su lanzamiento, fue pionero en recurrir a pasos de baile, estética y ritmos que claramente hacen un guiño a su origen afroamericano. Más recientemente, son autores más jóvenes e independientes, como la francesa Jain, quienes escogen este continente como escenario de videoclips e inspiración de su música.

La cuestión es que ahora que ya se ha programado la alarma en tu cerebro, estarás mucho más atento a las señales. Identificarás símbolos y recursos estéticos, bailarás al ritmo de tambores y coros, y te enamorarás de modelos de pelo afro y rasgos exóticos. Pronto te darás cuenta de que si ahora todo es tropical, mañana todo será África.

 

Texto: Paola Caballer

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>