CYAN Animática

Al explicar la filosofía de La Muy, José Antonio Márquez de CYAN Animática muestra su coincidencia con la publicación y hace hincapié en la importancia de esta sección, Hispatalentos. “Aunque suene tópico, en Sevilla no solo se vive del folclore”, nos comenta, resultándole llamativo que en determinadas ocasiones algunos de sus clientes se han sorprendido cuando han conocido la procedencia de su empresa. Es algo que no todos conocemos, pero sí intuimos: en Sevilla hay grandes profesionales, y aún más en este sector. Yolanda de Círez también participa en esta entrevista, en la que nos presentan CYAN Animática, que, de la mano de Acciona o caminando sola, ha logrado consolidarse como una de las empresas líderes en museografía y contenido audiovisual del panorama actual.

CYAN Animática nació en Sevilla allá por el año 1992 con el boom de la Expo. Por aquella época las nuevas tecnologías estaban expandiéndose y los hermanos Márquez, junto con Miguel Alonso, amigo de la familia, decidieron montar una empresa dedicada al sector audiovisual. En sus inicios, esta empresa familiar se dedicó a montar cartelas para televisión, trabajando asiduamente para RTVA. Uno de los proyectos más llamativos que hizo por aquel entonces fue el espectáculo del lago de la Expo’92 de Sevilla de la mano de Acciona. Jewish Museum & Tolerance Center de Moscú

A día de hoy, ha cerrado el último ejercicio con un volumen de negocio en torno al millón y medio de euros, pasando de una plantilla de tres profesionales en su arranque a una de más de veinte cuando un proyecto lo requiere. Es una empresa poco conocida aunque, por la repercusión de sus obras, debería situarse en una posición más llamativa. Y es que hablamos de una compañía que, trabajando por cuenta ajena o subcontratada, ha realizado proyectos para los más importantes museos del mundo, llegando incluso a obtener premios por sus obras.

Nunca ha abandonado el contenido audiovisual, si bien la museografía es la que ha permitido que se desarrolle su negocio más prósperamente. Estos sevillanos intentan dar vida e interactividad a los museos más modernos del planeta. A base de herramientas como paneles  de proyección, gafas de realidad virtual, imágenes en 3D, pantallas táctiles, reconocimiento de voz o gestos, etc… convierten la visita a estos centros en una experiencia inolvidable. A partir del año 2000 empiezan a trabajar en esta materia, cuando la interactividad se empezaba a demandar. Dejan un poco de lado sus anteriores labores para profundizar en este nicho de mercado. En 2004, inmersos de lleno en el sector de la museología, trabajan para el Museo Arqueológico de Alicante, que ganó el premio al mejor museo europeo del año. En este sentido, nos remarcan el constante cambio que sufren las tecnologías: allá por 2004 dicho proyecto obtuvo ese premio y tan solo unos años después se quedaba anticuado. La disciplina en la que trabajan, reconocen, “nos obliga a estar en un estudio continuo y en plena evolución; es un producto, como todo lo tecnológico, que tiene fecha de caducidad”.

Como a muchas empresas, la crisis acechaba a CYAN Animática, pero un proyecto importante en 2012 la hizo reflotar y no solo sortear al fantasma económico, sino incrementar su volumen de negocio. En aquel año realiza su primer gran proyecto de museografía, fue el Jewish Museum & Tolerance Center en Rusia. Nos señalan que también fue “el más duro” por la dificultad, tamaño y repercusión del mismo. El equipo estuvo encima de dicha obra desde el principio y muchas de las cosas que tuvieron que realizar eran nuevas para ellos, de ahí la dificultad. No se cortan a la hora de decir que todas esas trabas que se encontraron “nos hicieron aprender y crecer aún más”. El Museo Judío es considerado en CYAN como el despegue de la compañía y origen de lo que es hoy en día.Centro Presidencial de Boris Yeltsin

CYAN es más conocida fuera de su ciudad aunque ha trabajado en proyectos cercanos como el Museo del Baile Flamenco o, el más reciente, el mapping proyectado en 2015 en las “Setas” de la Encarnación. Actualmente sus principales clientes proceden de Oriente Medio y les asombra  cómo el mundo árabe quiere hacer ver a Occidente su forma de ser, su historia y su cultura a través de los museos. Según Márquez, “es una pena que conozcamos estos países únicamente por lo que la prensa nos cuenta”. De Círez destaca una importante obra en Qatar, donde “montamos una proyección con un tamaño superior a los 14.000 píxeles, algo que nunca antes se había hecho”.

Al ser preguntados por sus proyectos más llamativos, ambos coinciden en que los clientes particulares son los que solicitan proyectos más singulares. Nos cuentan cómo un señor quiso recrear en su piscina un espectáculo audiovisual únicamente para su disfrute o cómo otro les encargó que con unas gafas de realidad virtual recrearan una visita a un inmueble para poder venderlo. Han trabajado también para importantes estudios de arquitectura como Cruz y Ortiz, con Acciona han creado un parque eólico virtual y han elaborado campañas publicitarias para reconocidos productos españoles. “No todo es museografía”, nos indican. Su trabajo es una herramienta muy útil para vender cualquier proyecto: se recrea al milímetro cómo será la obra en un futuro y se facilita así que muchas operaciones entre cliente y vendedor lleguen a buen puerto.

Hace poco se ha estrenado El hombre de las mil caras de Alberto Rodríguez, película en la que CYAN ha participado activamente creando los efectos especiales. Es un campo en el que quiere profundizar y quizás sea esta ocasión el punto de despegue de otra de las ramas de actividad de esta empresa. Cuando hablamos de efectos especiales, pensamos en fuego, pistolas láser o naves espaciales, pero no todo es eso. Concretamente, en este film ha tenido que recrear ciudades de otros tiempos, decorados inexistentes o introducir personajes y objetos en determinadas escenas, todo ello con la ayuda de las herramientas audiovisuales con que cuenta. El resultado, sin duda, es único y espectacular.

Para terminar, les preguntamos por su próximo gran proyecto. No quieren desvelarnos nada, pero se les dibuja una sonrisa en la cara. Nos confiesan que están muy ilusionados con este reto que probablemente sea un nuevo éxito. Lo único que logramos sonsacarles es que en la próxima primavera en un edificio emblemático algo grande va a pasar, no sabemos si en Sevilla, Madrid u Oriente Medio… Lo que está claro es que estaremos pendientes del trabajo de estos profesionales que no deja a nadie indiferente.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>