Cultura versus Civilización

Suele ocurrir que los términos cultura y civilización se usan erróneamente como sinónimos. El concepto de civilización comenzó a usarse en la Ilustración como contraposición al de barbarie y salvajismo. Mientras que el de cultura forma parte de un ideario más moderno.

Ambos van de la mano, y uno es deficitario del otro, pero no son la misma cosa. Mientras la cultura se refiere a todo lo adquirido en contraposición a lo innato, la civilización, aunque tenga varias acepciones, tiene más que ver con el estado o etapa por el que pasa una cultura o un conjunto de culturas que con el contenido propio de la misma. Así pues, una civilización no se mide de manera literal en base a la cultura o culturas que forman parte de ella. Sería más justo hablar de la evolución de una determinada cultura dentro de un contexto espacio temporal para poder hablar de una civilización, y también hablar de un grado de evolución intrínseco a la propia cultura de una civilización para poder hablar de un grado de civilización.

Aferrarse a la cultura conocida es aferrarse a un nivel conocido de civilización, pero no por ello mejor. Históricamente el hombre siempre ha vivido con temor los cambios de pensamiento, quizás por esa naturaleza humana de secundar ciegamente lo conocido, aceptado y asumido, que no tambalea los pilares de la propia cultura aprendida, y, por lo tanto, los cimientos de la propia civilización, para así moverse en las aguas de un mar familiar, que controla y le da la apacible seguridad de lo conocido.

Pero la propia Historia nos enseña que cuando se asienta el polvo que levanta la destrucción de determinados muros que limitan la cultura de una época, hemos llegado a crear un grado de civilización más alto y superior.

Cuando miro a nuestro alrededor y analizo manifestaciones, elementos o fenómenos de nuestra cultura, asentados en nuestro día a día gracias a la costumbre, me pregunto si no son ecos de una civilización pasada, que aún resuena en nuestra realidad actual, a los que nos agarramos porque son, y no por lo que son.

Quizás deberíamos tener menos fe ciega en la cultura y pensar en la naturaleza de la misma, no ya para formar simplemente parte de una civilización, sino para aspirar a ser más civilizados.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>