El boom del caldo andaluz

El mundo de la gastronomía es trending topic a todos los niveles. La gastronomía en general, y los vinos en particular, parecen no tener techo en cuanto a moda se refiere. Sin embargo, la cultura del vino en Andalucía no es novelería del siglo XXI, aunque a simple vista parezca que el líquido elemento que riega

Esa tendencia milenaria se ha mantenido hasta nuestros días, tanto es así que más del 70% de los viñedos andaluces están amparados bajo alguna de las siete Denominaciones de Origen: Condado de Huelva con sus vinos clásicos como el Zalema, Palomino Fino, Listán, Moscatel de Alejandría y Pedro Ximénez; Jerez-Sherry, que recoge los vinos de Jerez, el vinagre y el Brandy de Jerez; Málaga con sus uvas de Moscatel; Manzanilla de Sanlúcar, Montilla-Moriles, en Sevilla el vino de Lebrija y, por último, el vino de Granada.

Los caldos que se deben mirar con atención son los clásicos vinos elaborados con el sistema de criadera y solera tanto en Jerez-Sherry como en Montilla-Moriles o Huelva. “Son grandes joyas del mundo vinícola. Son unos de los pocos vinos que consiguen puntuaciones máximas en guías de vinos de todo el mundo. A partir de ahí, y una vez sabiendo de la grandeza de estos vinos, podemos hablar de otras conquistas enológicas como los fabulosos vinos tintos elaborados en la Sierra de Málaga, como Ronda o Axarquía”, indica André Salla, sumiller brasileño afincado en Andalucía y gran amante de los vinos de la tierra.

el boom del caldo andaluz

HAY VIDA MÁS ALLÁ DE LOS CLÁSICOS

Denominaciones especialmente históricas como Jerez- Sherry, Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda y Montilla- Moriles, que fueron las pioneras a la hora de elaborar vinos auténticos por el sistema de criadera y solera (un sistema dinámico de criar el vino). Éstas y otras zonas también han querido sumarse a la elaboración clásica

de vinos tintos, blancos, rosados y espumosos. La moda y buscar vinos con una graduación alcohólica un poco inferior a los de siempre hacen que las bodegas elaboren vinos tranquilos (blancos, tintos, rosados) y nerviosos (espumosos) para llegar a todos los públicos.

Se elaboran vinos espumosos en zonas como Huelva, Sevilla, Cádiz, Málaga, intentando elaborarlos con las uvas autóctonas de la zona, como ocurre con las uvas Zalema en Huelva, Garrido Fino en Sevilla, espumosos con licor de expedición utilizando algún vino de Jerez o como la Moscatel en Málaga. Vinos que van conquistando al público y mejorando con el paso de los años, dado que es necesario conocer cómo evolucionan los caldos, y eso no se consigue de un día para otro.

También se elaboran vinos de variedades traídas de muy lejos, como pueden ser las variedades Lemberger (alemana), Petit Verdot, Pinot Noir, Cabernet Sauvignon, Chardonnay, todas de origen francesa. En Andalucía tenemos grandes ejemplares de vinos elaborados con Petit Verdot en Sevilla y Ronda, vinos que sorprenden al mismísimo Josep Roca, sumiller de Can Roca.

¿Vinos trendy? En busca del público joven

Las bodegas de todo el mundo han redirigido el foco a los milenials, esos jóvenes que se han convertido en objeto de deseo de todas las marcas. Según Javier Campo, sumiller con estrella Michelin, una de las inquietudes más preocupantes en el mundo del vino es que la gente joven no consume vino. En parte, la culpa, a simple vista,

puede ser el clima caluroso de la comunidad autónoma pero detrás de este paradigma está la competencia que supone la cerveza. Sin embargo, los bodegueros, enólogos y creativos están lanzando vinos más frescos, y fáciles de entender, además de con un packaging más atractivo.

La carencia que se palpa con respecto a los vinos andaluces es el marketing y lo que todo eso conlleva. Si hablamos de precios, nadie discute que una botella de un vino de Rioja de doce meses de crianza pueda costar cincuenta euros, frente a manzanillas de siete u ocho años de crianza en bota que rondan los siete, ocho o nueve euros.

Comentarios

Dejar un comentario

Tu eMail no será publicado

Debes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>